Ejecutivo de Black Rock anticipa fin de suba de tasas y apuesta a los bonos largos de EEUU

Director de inversiones del uno de los principales fondos de Estados Unidos aseguró que viene el fin de la política agresiva de tasas de la Fed y reivindicó los bonos a 10 años.

El director de inversiones de renta fija global de BlackRock Inc., Rick Rieder, consideró que el enfriamiento del mercado laboral en Estados Unidos respalda las especulaciones de que la Reserva Federal (Fed) terminó de subir las tasas y opinó que eso hace que los bonos del Tesoro sean más atractivos de lo que lo han sido en los últimos meses.

El ejecutivo del fondo de inversiones comentó que BlackRock compró algunos bonos a 10 años recientemente y no descartó que la tasa podría llegar al 4,25% o al 4,5%.

Esto sucede en un escenario en el que el mercado sostiene que Estados Unidos comenzará a relajar su política monetaria en mayo con un recorte de tasas de un cuarto de punto.

Cuándo bajará las tasas la Fed
Rieder no descartó esa posibilidad, pero afirmó que lo más probable es que esa reducción se produzca un poco más adelante el próximo año.

Sucede que los datos de empleo en el país del norte demostraron que, si bien el nivel de contrataciones aumentó en agosto, el crecimiento salarial se desaceleró en el mismo mes y la tasa de desempleo subió a su nivel más alto desde febrero de 2022.

Así, Reider consideró que es posible “utilizar esto como otro benchmark” para anticipar el un aumento de la holgura en la fuerza laboral y opinó que esto viene acompañado de una caída de la inflación.

Dinámica de los bonos de Tesoro
En este contexto, los rendimientos de los bonos del Tesoro a dos años cayeron hasta 11 puntos básicos a un 4,75% antes de borrar el descenso, aunque los operadores de swaps descuentan menos del 50% de probabilidades de que la Fed vuelva a subir las tasas en este ciclo de endurecimiento.

En una entrevista por Bloomberg Television, Rieder opinó que “la Fed debería haber terminado” y que se puede respaldar un poco más de exposición a las tasas que en los últimos meses.

Los rendimientos a más largo plazo inicialmente cayeron, pero pronto se recuperaron, y el bono a 10 años subió 7 puntos básicos al 4,18%, lo que provocó una inclinación de la curva, aunque sigue invertida, ya que las tasas a largo plazo se mantienen por debajo de las cortas.

En este contexto, Reider dijo que, “sin dudas, prefiero estar en el frente que en el vientre” y consideró que poseer algunas notas a diez años no es una locura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *