El costo de vida de jubilados ya alcanza los $248.000

El Gobierno busca paliar los efectos de la inflación en los adultos mayores con un combo de créditos, bono y reintegro del IVA en compras con tarjeta.

La batería de medidas anunciadas por el ministro de Economía, Sergio Massa, bajo el “Programa de fortalecimiento de la actividad económica y del ingreso” tuvo un capítulo dedicado a los jubilados y pensionados, que son más de 7,4 millones. El combo créditos, reintegro de IVA y bono no solo busca paliar los efectos de la devaluación del 22%, sino también la suba del costo de vida para el sector.

La estimación surge del defensor de la Tercera Edad, Eugenio Semino, quien precisó que el costo de vida de los jubilados está hoy en torno a los $248.000, más del 20% arriba del último informe realizado en abril, que indicaba un presupuesto mínimo de $202.064. El número final se conocerá a fines de septiembre, y forma parte de una canasta que se mide en Santa Fe, CABA, Mendoza, Córdoba, el conurbano bonaerense y en Chubut.

Dentro del cálculo, que prioriza ítems como medicamentos, insumos de farmacia, alimentos y otros servicios, el costo de la vivienda mantiene un peso prioritario y alarmante. “La canasta contempla el alquiler compartido, mantenimiento de un inmueble propio y un fenómeno que se extiende cada vez más, que es la vida de los adultos mayores en pensiones de muy mala calidad, hoteles que quedaron abandonados, que cobran una habitación con baño compartido $45.000, y marca fuerte incidencia sobre la medición”, detalla Semino.

En ese contexto, advierte sobre el reintegro del IVA que les proponen a los jubilados que utilicen tarjeta de débito. La actualización eleva el tope de devolución de $4.056 a $18.000, y está destinado a quienes perciben hasta tres haberes mínimos.

“Es satisfactorio, el problema es el siguiente: tiene baja incidencia en los adultos mayores porque para obtener el reintegro hay que utilizar la tarjeta de débito y los adultos mayores culturalmente no están acostumbrados al uso del medio electrónico. Además, se consume en pequeñas cantidades y en negocios de cercanía, por lo cual tanto el cliente como el negocio o no tiene la tarjeta o directamente ni se la emplea”, advierte el especialista. La medida, según datos de ANSES, alcanza a 6,7 millones de jubilados.

Para quienes cobran el mínimo, se aplicará un refuerzo de $37.000 en septiembre, octubre y noviembre. Además, quienes aportaron 30 años sin moratoria, cobrarán el adicional correspondiente al 82% del salario mínimo, que tuvo un aumento. Así, ninguna jubilación quedará debajo de los $124.460, un incremento interanual de 147%.

“Obviamente que los que están en la mínima con el bono pierden un poco menos con respecto a la inflación pero, en definitiva, los haberes en general se mantienen en un nivel muy bajo. Van perdiendo poder adquisitivo desde hace seis años ya, y con la súper inflación, es mucho más notorio”, contrapone Semino. A su vez, resalta que hay dos millones de jubilados que “no cobran ningún bono”. Se suman a los 5,2 millones de asalariados no registrados que no entran en ninguna de las medidas, según el exdirector del BCRA, Claudio Lozano.

Para el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), en cambio, los haberes no se recuperan de lo perdido en los cuatro años de Cambiemos, “pero la jubilación mínima no pierde mayormente contra la inflación”. El último incremento general es del 23,29%, mientras que la inflación estimada por el Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central (REM) entre julio y septiembre, se estima en 24,8%.

“Los bonos funcionan como adelantos no remunerativos en paritarias gremiales: esto es, se sostienen hasta tanto la actualización posterior (en este caso la movilidad) logre compensar la porción por la que la inflación superó la movilidad del trimestre anterior”, dice un informe de la organización. La medida que sigue vigente e impacta en los 7,4 millones de jubilados es la de los créditos por hasta $400.000 con tasa del 29% anual y devolución en 24, 36 o 4 cuotas. Hasta el momento, se acogieron 600.000 jubilados.

Para María Florencia Zanettini, abogada previsional, el foco no debería estar solo en las jubilaciones mínimas, sino también en la máxima, que hoy se encuentra en “$477.347,19 en bruto”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *