José L. Carrasco, experto en salud mental: «Si aprendemos a pedir y a recibir ayuda estaremos mentalmente más sanos»

José Luis Carrasco, catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid y considerado uno de los cuatro mejores psiquiatras de España, según Forbes, es el autor del libro Mentalmente sano y feliz, un documento que, de manera divulgativa, aporta luz sobre los criterios médicos asociados a la salud mental y a la felicidad, a las emociones, los pensamientos y a las relaciones personales.

Cada vez se habla más de salud mental y de la importancia de cuidarnos no sólo físicamente sino también mentalmente. Según el informe La situación de la salud mental en España, elaborado por la Confederación Salud Mental y Fundación Mutua Madrileña, cuatro de cada diez españoles valora de forma negativa su salud mental actual, una cuestión a la que dan una importancia de 4,5 sobre 5. Este valor que se le da a la salud mental hace que muchos busquen vías para conseguir estar mentalmente sano y evitar, en la medida de lo posible, la aparición de problemas mentales.

A la vista de estos datos, la pregunta que surge es ¿se pueden evitar los problemas mentales? José Luis Carrasco, catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid y coordinador de investigación del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital San Carlos y considerado uno de los cuatro mejores psiquiatras de España según Forbes, es el autor del libro Mentalmente sano y feliz, un documento que, de manera divulgativa, aporta luz sobre los criterios médicos asociados a la salud mental y a la felicidad, a las emociones, los pensamientos y a las relaciones personales.

Como explica a CuídatePlus, “el libro aspira a clarificar los conceptos sobre la salud mental y de la felicidad en un momento en el que se ha puesto de moda y hay muchas personas que hablan y escriben sobre ello”. En su opinión, “existe bastante confusión y muchas de estas informaciones pueden hacer que las personas, paradójicamente, se obsesionen con estar mentalmente sanas”.

En cuanto a las enfermedades mentales más habituales, el experto recuerda que la ansiedad y la depresión “siguen siendo las más frecuentes”. Según los datos del informe antes mencionado, cuatro de cada diez personas en España (42,1%) han sufrido una depresión a lo largo de su vida; un 47,6% han experimentado ataques de ansiedad o pánico, y un 36,9%, ha sufrido ansiedad prolongada en el tiempo. Como advierte Carrasco, estos problemas “van en aumento” en parte, según el experto, “porque cada vez es mayor la presión ambiental”. A su juicio, “recibimos mucha información, abarcamos demasiadas tareas y somos demasiado individualistas”.

Problemas mentales

Otros problemas que están creciendo mucho son “los trastornos de conducta, tanto de la alimentación como de la impulsividad”, relata. “La anorexia, la bulimia, las autolesiones, las adicciones químicas y digitales son el reflejo de una insatisfacción y un vacío cada vez mayor en la población, lo que ha llevado a un incremento enorme de los intentos de suicidio”. De hecho, el 14,5% de la población ha tenido ideas suicidas o ha intentado suicidarse. Esto ocurre en mayor medida entre las mujeres (17%) que entre los hombres (11,7%). Sucede lo mismo en el caso de quienes han llegado a autolesionarse (6,4% de hombres frente a 11,3% de mujeres). Por edad, las ideas o el intento de suicidio (31,8%) y las autolesiones (30,7%) se producen en mayor grado en el grupo de jóvenes de 18 a 24 años.

¿Por qué ocurre esto? Carrasco tiene claro que una de las causas de estos problemas está en el individualismo. Vivimos en un mundo en el que “crece la incertidumbre sobre el futuro laboral y las personas tienden a aislarse más en el individualismo. Con los teléfonos móviles creemos que estamos hiperconectados con todo el mundo pero, en lo profundo, hay mucha soledad”, describe.

En su opinión, una de las cosas que más afecta a nuestro estado mental es “sin duda alguna la incertidumbre de no saber qué es lo correcto y de no tener referencias claras para ello”. A esto, añade, “hay que sumarle el individualismo ciego que nos ha llevado a pensar que somos capaces de todo y que somos dueños de nuestro destino”, cuando no es así y no debe ser así.

¿Cómo podemos evitar que nos afecten las cosas?

Como explica Carrasco, no podemos evitar que nos afecten las cosas porque “somos humanos y afortunadamente sentimos”. El problema es que “las sentimos de manera más catastrófica o dramática y esto es así porque pensamos que no deberían pasarnos cosas malas y que debemos ser capaces de controlar todo”. Debemos ser conscientes de que “no podemos evitar el sufrimiento” y que “si somos más flexibles y comprensivos podemos llevarlo todo mucho mejor”.

¿Qué es estar mentalmente sano?

Como explica el especialista “algunas personas consideran sanas unas conductas y otras consideran sanas las contrarias”. En su opinión, “estar mentalmente sano pasa por poder afrontar las situaciones de tensión y conflicto, por relacionarnos con otras personas y por ser capaces de crecer autónomamente en la vida”. Todo ello, añade, “con el objetivo de buscar la felicidad. No se trata de cumplir con estos criterios sin más. Si alguien no aspira a sentirse feliz es imposible decir que está mentalmente sano, por mucho que pueda con todas las dificultades”.

El libro contiene algunas claves psicológicas que podrían ayudar a todas las personas, independientemente de sus creencias e ideas. Entre ellas se reflexiona sobre “el manejo de las emociones y de los impulsos, sobre el desarrollo de la confianza, de la capacidad de escuchar y de aprender, de la tendencia a compararnos y del deseo de ser mejor persona pero no perfecta”.

Pautas para ser más sano mentalmente

En cuanto a la pregunta de ¿cuáles son las claves para estar mentalmente sano? Carrasco responde que “no existen” y asegura que “dar unas pautas generales es prácticamente imposible aunque seguro que hay muchas guías escritas sobre ello”.

Lo que sí hace el experto es ofrecer unas recomendaciones que pueden hacernos la vida mentalmente más sana. “Si aceptamos que existe el estrés y el sufrimiento, si culpamos menos a los demás, si nos miramos a nosotros mismos y a los demás con mayor confianza y benevolencia, si intentamos ser razonables pero no racionalistas y si aprendemos a pedir y a recibir ayuda de los demás estaremos más sanos mentalmente que si no lo hacemos”, asegura.

Otro consejo del psiquiatra es empezar con los buenos hábitos desde la infancia. Como asegura Carrasco, “el desarrollo infantil es muy complejo y en él intervienen muchos factores” que pueden ser determinantes para el futuro de los niños. En esta etapa es fundamental “la demostración sincera de cariño y de atención hacia ellos y conseguir que se sientan seguros y confiados”.

También es clave que “aprendan de nosotros que el estrés y el esfuerzo son inevitables aunque no son una desgracia. Deben aprender que aspiramos a ser buenos pero teniendo errores y que es fundamental reconocerlo, deben aprender que también aceptamos sus fallos, que valoramos más su esfuerzo que sus logros y, sobre todo, hay que enseñarles a comunicarse emocionalmente y a entender que su vida tiene un sentido para los demás”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *