Herramientas para mejorar la convivencia entre hermanos que comparten habitación

La psicóloga infantil María Laura Lezaeta brindó consejos para que los padres puedan ayudar a sus hijos a convivir de manera pacífica y armoniosa en un mismo espacio, respetando las reglas, los tiempos y la privacidad de cada uno.

María Laura Lezaeta, psicóloga infantil, comentó cuál es la mejor forma de que los más pequeños puedan convivir de manera pacífica en un mismo ambiente.

En este contexto la profesional recomendó: “El tema a nivel profesional genera muchas dudas e interrogantes en la familia,en donde sabemos que el conflicto forma parte porque es algo natural en las relaciones sociales y más cuando hablamos de convivencias. Entonces hay mucho que uno puede hacer para colaborar para que esta convivencia sea más armoniosa y que los chicos aprendan en esos roces, tensiones, que se generan inevitablemente muchas veces, sus habilidades sociales y a gestionar conflictos. Esto los va a ayudar no solo en el momento presente sino también para su vida adulta”.

Asimismo indicó cuales son los desafíos y las ventajas que tienen los hermanos que comparten la habitación: “Los principales desafíos que uno presenta es ver cómo coordinar los tiempos que cada chico tiene con el tema que hay ciertas reglas convivencias que hay que respetar dentro de ese espacio común. Después como beneficio uno de ellos es que en ese vínculo muchas veces, fortalece la relación entre hermanos. Con esto quiere decir que muchas veces buscan la mirada cómplice en el otro, buscan dialogar sobre temas que les despiertan interés».

“Llega una edad que es importante, en la medida de lo posible que no estén en la misma habitación. Ahí habrá que poder delimitar que cada uno en algún momento del día tenga su espacio de privacidad. Es muy importante la privacidad y la intimidad. Trabajar en ese vínculo, que haya un adulto presente que esté atento a si hay cambios en la conducta, si les afecta, entonces ver la manera de acompañar este proceso y buscar ayuda profesional si vemos que esto está afectando la relación entre hermanos y otras aristas», manifestó Lezaeta.

La psicóloga infantil también indicó: “Las reglas de convivencia se deben anticipar, no nos olvidemos que las reglas lo que generan es tranquilidad y seguridad en los chicos, porque el cerebro necesita de cierta estructura y una cierta organización. Y la rutina, en este caso las normas, si uno se las anticipa como adultos, los va a ayudar mejor a la hora de convivir y a la hora de organizarse en espacios comunes. Estas normas, dependiendo de la edad, hay que anticiparlas y también dialogarlas con ellos».

«Hay que saber actuar como adultos mediadores, es decir, si ellos comparten un conflicto no tomar partido, porque por lo general se toma partido por el que está llorando y el que comenzó la pelea tendemos a enojarnos. Tenemos que entender que acá no importa quien empezó la pelea, sino poder hablar con ambas partes, poder escucharlos a ambos, ver qué pueden hacer para mejorar esa situación y que no vuelva a pasar. Poder ser el mediador para ellos poder comunicar lo que sienten, lo que les molesta, que estemos presentes para disminuir la intensidad del enojo. Estando ahí ofreciendo el apoyo y la contención», dijo la profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *