Triste récord: el NEA, con el 14,2%, tuvo la mayor inflación del país

Agosto fue lapidario para la economía del país y la región integrada por Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones lideró los guarismos de la medición federal. El aumento del costo de vida registrado durante el último mes es el más alto desde febrero de 1991.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) difundió ayer el «esperado» Índice de Precios al Consumidor (IPC) de agosto, mes en el que hubo un cimbronazo en la tambaleante economía nacional debido a la devaluación del 22% en la moneda argentina, medida que fue implementada tras los resultados de las elecciones primarias (PASO).

Según ese reporte, la inflación general llegó al 12,4% en el país y alcanzó el triste récord de ser el costo de vida más alto en los últimos 32 años (en febrero de 1991, dos meses antes de la convertibilidad, los precios se habían disparado un 27%).

En tanto que solo en los primeros ocho meses del 2023, el IPC acumuló un alza de 80,2% y el «arrastre» interanual de la inflación trepó a la preocupante cifra de 124,4%.

Tras ese lapidario semblanteo federal, el desagregado del nordeste tampoco arrojó números alentadores, ya que la región integrada por Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones tuvo, en agosto, el mayor indicador inflacionario del país con el 14,2%.

El mes último, los ítems de medición que tuvieron mayor aumento en esta parte del país fueron: Salud 17,9%; Alimentos y bebidas no alcohólicas 17,6%; Equipamiento y mantenimiento del hogar 16,2%; Recreación y cultura 12,9%, y Bienes y servicios varios 12,7%.

De igual modo, en lo que va de 2023, el NEA acumula un 81,9% de inflación. Los rubros que apuntalaron ese guarismo son: Salud 91,6%; Educación 90,9%; Alimentos y bebidas no alcohólicas 90,7%; Equipamiento y mantenimiento del hogar 90,2%, y Restaurantes y hoteles 88,1%.

Como si lo mencionado fuera poco, en el cotejo estadístico interanual, la cifra de la región llegó al 126,1%. En ese corte aritmético sobresalen con los mayores indicadores: Alcohol y tabaco 140,7%; Restaurantes y hoteles 138,9%; Salud 135,5%; Equipamiento y mantenimiento del hogar 134,9%, y Alimentos y bebidas no alcohólicas 131,4%.

Septiembre no traerá flores
La inflación general, hasta antes de la devaluación del 14 de agosto, había encarado una tendencia estacionaria en los últimos dos índices. El IPC había sido de 6,3% en julio, lo que representaba una suba de 0,3 puntos respecto a junio, cuando se ubicó en 6%. El pico tuvo lugar en abril, con 7,4% tras una aceleración de precios que siguió a la crisis cambiaria de la segunda quincena de ese mes. No obstante, según estimaciones privadas, el contexto financiero también dejaría a septiembre en el terreno de los dos dígitos de inflación. Lamentablemente, el encarecimiento del costo de vida es un flagelo persistente para los argentinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *