La falta de agua le restó 100.000 hectáreas al trigo

Finalmente, se sembraron 5,9 millones de hectáreas de trigo, un 3,3% menos que el año pasado, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

La llegada de fuertes lluvias ocurrida durante el fin de semana pasado, en paralelo a la oficialización de que El Niño ya está presente en Argentina, no ocultan la realidad de que el trigo ha transcurrido gran parte del inicio de su campaña 2023/24 en condiciones de sequía.

Por ese motivo, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires informó en su Panorama Agrícola Semanal (PAS) que finalmente se redujo el área implantada con el cereal, en relación a las previsiones iniciales.

“Debido a la sequía que predominó durante toda la ventana de siembra, se estima una reducción del área sembrada de trigo de 100.000 hectáreas, resultando en un total nacional de 5,9 millones de hectáreas”, indicó la entidad porteña.

Esto significa una caída del 3,3% con respecto a las 6,1 millones de hectáreas del ciclo 2022/23.

LA CONDICIÓN DEL TRIGO
“En la última semana, la condición hídrica Adecuada/Óptima aumentó 5,3 puntos porcentuales, tras las lluvias registradas que se concentraron fundamentalmente sobre las regiones del centro y este del área agrícola”, precisó, no obstante, la Bolsa.

A partir de estos datos, se espera que, luego de la prolongada escasez de humedad que afectaba al cereal en zonas clave como los Núcleos Norte y Sur, en el transcurso de los próximos días se interrumpa la caída de la condición del cereal que comprometía el potencial de rendimiento en estas zonas.

“No obstante, en las regiones más afectadas por la seca, donde el trigo se encuentra en estadios más avanzados de desarrollo, los aportes de agua fueron escasos a nulos, y no aliviarían la situación de estrés que continúa impactando negativamente en las proyecciones de rendimiento”, completó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *