Inflación de más del 10%: congelan servicios y renuevan Precios Justos para contenerla

Desde el Gobierno ya se admite que el índice de inflación de agosto, e incluso el de septiembre, superará los dos dígitos, algo que ocurrirá por primera vez desde la salida de la convertibilidad.

El último Índice de Precios al Consumidor de ese nivel se registró en abril de 2002, cuando llegó a 10,4%.

Los analistas privados estiman la inflación estará muy por encima de eso y ayer el primer dato oficial les dio la razón. El índice de inflación de Córdoba publicado ayer se ubicó en el 12,1%, con un fuerte salto del 16,5% en el caso de alimentos y bebidas, en el que se destacó una suba en la carne del 26%.

Esos datos de agosto, si bien la canasta de precios de la provincia no coincide con la que utiliza el Indec, da indicios de los números que se pueden esperar.

En ese marco, el Gobierno se apresta a renovar el programa Precios Justos con un tope de aumentos del 5% por mes hasta noviembre. De 425 empresas convocadas para negociar el acuerdo, hasta ahora solo pudo cerrarlos con menos de la mitad de ellas, poco seducidas por los alivios impositivos que le prometen desde la secretaría de Comercio.

Pero la jugada del Gobierno apunta también a los servicios. Muchos de los rubros en los que se había alcanzado un acuerdo para ajustar las tarifas y detener el atraso en relación con la inflación, se dictó un congelamiento hasta las elecciones.

Es el caso del transporte público. El boleto de tren o de colectivo venía aumentando cada mes en base a la inflación del anterior. Ahora, su valor se congeló hasta después de las elecciones.

Algo similar ocurrió con las tarifas de electricidad y gas y con el precio de los combustibles. También con el valor de las prepagas. Todos estos servicios congelados se transformarán en inflación atrasada que deberá resolver el próximo gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *