Terminó la secundaria, se fue a trabajar al campo y cosecha con su abuelo de 96 años.

Mateo Giosa, de 23 años, es contratista y productor en Canals, provincia de Córdoba. Es ofrece los servicios de cosecha, siembra, pulverización y desmalezado mecánico.

Nació en Canals, provincia de Córdoba, y desde que terminó la escuela se dedica de lleno a trabajar el campo con su abuelo de 96 y su padre. “Al terminar la escuela fui a Córdoba a estudiar mecatrónica, pero a los pocos meses volví porque veía que mi papá trabajaba el campo, y sentía que eso era lo que realmente me gustaba», dice Mateo Giosa, con 23 años es el menor de la familia. Tiene tres hermanas mayores, que viven en Córdoba.

«Por eso, desde los 18 años estoy en esta actividad, y no me equivoqué en lo más mínimo. Mi abuelo Oscar, con sus 96 años, se sube solo a la cosechadora y si intentás ayudarlo, se enoja”, afirma Mateo.

Son tanto contratistas como productores, y trabajan en su zona sin trasladarse mayores distancias. La localidad de Canals se ubica Córdoba, sobre la Ruta Nacional N°8, a 93 km de Venado Tuerto y 160 km de Río Cuarto. “Hacemos cosecha de granos, pulverizamos, trabajamos con rastra de discos. Es decir, hacemos de todo un poco” dice Mateo.

El abuelo Oscar llegó desde Uruguay siendo muy chico, con sus padres, y se establecieron en un pueblo cerca de acá San Severo, en la colonia a 24 km de Canals, en los años 40. “Comenzó trabajando en el campo con los hermanos, con maquinaria, en esa época tuvieron un año malo y luego de esa experiencia se separó de los hermanos y quedó trabajando solo con mi abuela Amalia».

Ella cocía para afuera y él se dedicaba a todo lo que era rastra de discos y siembra. “Luego comenzó a trabajar mi papá Gerardo en una cerealera de Canals por tiempo, y después de ello arrancó con una arrolladora, y más tarde con una rastra de discos. Empezó haciendo rollos, y a eso le sumó una picadora de arrastre y una sembradora. Al tiempo compró un tractor un poco más grande y así fue creciendo. También hacían algo de engorde de hacienda, es decir, compraban animales y los vendían”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *