Boca Unidos entrena a la mañana y viaja por la noche hacia Salta.

El plantel aurirrojo realizará la última práctica en el complejo Leoncio Benítez antes de partir en colectivo para visitar el viernes a Juventud Antoniana. Rubén Albornoz cumplió la fecha de suspensión y está a disposición del DT.

El plantel de Boca Unidos realizará este miércoles su último entrenamiento en la capital correntina antes de partir a la ciudad de Salta donde el viernes visitará a Juventud Antoniana.

El partido, por la 14ta fecha de la zona 4 del torneo Federal A, tendrá lugar este 2 de junio desde las 22,15 en el estadio Padre Ernesto Martearena, un día y un horario desusado, teniendo en cuenta que la próxima fecha no se jugará entre semana y ambos equipos no tienen otros compromisos. Desde la dirigencia de Boca Unidos señalaron que Juventud Antoniana planteó al Consejo Federal que la Policía no podía brindarle seguridad el fin de semana a raíz de un evento importante que tendrá lugar en la capital salteña, por lo que tuvieron que aceptar que el encuentro se juegue el viernes.

Por otra parte, colegas salteños consultados ayer por este medio, desconocieron la existencia de un evento de magnitud para el fin de semana, y circunscriben que el cambio obedece a que el partido irá televisado por una empresa privada de televisión que es auspiciante del certamen, además de la conveniencia del club de jugar un viernes por la noche porque expresan que tienen más acompañamiento de su público. Lo cierto es que el único perjudicado con este “adelanto” es el equipo aurirrojo, que viene de jugar el domingo cuando venció de local a Crucero del Norte de Misiones por 1 a 0, y tendrá cinco días para volver a jugar, con un viaje de por medio de 836 kilómetros frente a un conjunto salteño que llega muy descansado, ya que viene de quedar libre.

El encuentro cobra vital importancia porque se trata de dos equipos que luchan por la misma posición. Boca Unidos reúne 18 puntos y Juventud Antoniana, 15, pero los salteños cuentan con un partido menos disputado.

Ya avisados que jugarían el viernes, el cuerpo técnico correntino trabaja en la recuperación física de sus jugadores. Los que no estuvieron en el equipo principal el lunes tuvieron jornada de descanso y ayer realizaron trabajos de tipo regenerativos, mientras que el resto del plantel hizo fútbol frente a juveniles del club. Por el lado deportivo, la buena noticia es que el técnico Raúl Pipa Estévez no cuenta con jugadores suspendidos. El zaguero central, Rubén Albornoz, cumplió con la fecha de suspensión por su expulsión en el partido frente a Gimnasia y Tiro y ya se encuentra a disposición para el viernes.

Ahora habrá que ver qué actitud toma Pipa Estévez. Lo más probable es que Albornoz regrese a la formación principal, y habrá que tener en cuenta si lo saca a Octavio Moscarelli, o realiza otra variante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *