El cambio climático afectará la salud mental de los niños: Informe

Incendios forestales descontrolados, sequías, inundaciones y olas de calor sin precedentes provocados por el cambio climático están afectando la ya frágil salud mental de los niños.

Este es el principal mensaje de un nuevo informe de la Asociación Estadounidense de Psicología y de la organización de defensa del clima ecoAmerica.

Estos efectos pueden comenzar antes de que los niños nazcan y empeorar con la edad, sumándose otros factores estresantes conocidos como COVID-19, la guerra y la violencia armada. Además, ciertos grupos de niños son aún más afectados por los efectos del cambio climático en la salud mental debido a la pobreza, el racismo, la discapacidad y otros factores.

El cambio climático afecta la salud mental directa e indirectamente, dijo la coautora del informe, Christie Manning, de Macalester College en Saint Paul, Minnesota. Es directora de sostenibilidad y profesora asistente de estudios ambientales.

Los incendios forestales liberan partículas finas, o PM2.5 al aire, aumentando la contaminación, y la exposición a contaminantes del aire junto con las altas temperaturas durante el embarazo puede incrementar la probabilidad de tener hijos con problemas de aprendizaje y algunas condiciones de salud mental, dijo Manning.

«Vivir y sobrevivir a una inundación o incendio forestal impacta a los niños y puede causar ansiedad duradera, y cuando los padres enfrentan estrés y trauma, tienen repercusiones en los niños», señaló.

Muchas familias han tenido que abandonar sus hogares y mascotas debido a incendios o inundaciones. Los niños pueden haber resultado heridos durante la evacuación, perdido a un ser querido o presenciado la destrucción de su hogar. «El desplazamiento puede tener efectos a largo plazo en la salud mental y el aprendizaje», agregó Manning.

Estos niños pueden faltar a la escuela debido a eventos climáticos extremos. «Las redes sociales se destruyen y esto tiene efectos a largo plazo en el bienestar de los niños», dijo.

Los impactos a largo plazo del cambio climático, como el calor y la mala calidad del aire, también pueden aumentar el riesgo de ansiedad, depresión y trastornos de salud mental, dijo.

Muchos niños también tienen miedo de su futuro debido al calentamiento global.

«Les está afectando mucho, ya que arroja incertidumbre sobre las elecciones y opciones que podrían tener en su vida», dijo Manning. «No solo se preocupan por el futuro, sino que también sienten enojo hacia las personas en el poder que pueden hacer algo pero no lo hacen».

Los investigadores escribieron el informe de salud mental y el cambio climático: reporte 2023 de niños y jóvenes, «Mental Health and Our Changing Climate: Children and Youth Report 2023» después de revisar documentos científicos sobre cómo el cambio climático afecta la salud mental en los niños.

Hay mucho que los padres, maestros, proveedores de atención médica y cuidadores pueden hacer para ayudar a los niños a enfrentar mejor los efectos del cambio climático en su salud mental y física. «Los padres deben estar listos para escuchar y no desestimar las preocupaciones o decir ‘Oh, no necesitas preocuparte'», dijo Manning. «Tener conversaciones apropiadas para la edad y dar a los niños oportunidad de tomar acciones apropiadas para su edad».

Los niños también pueden hacer la diferencia. Las ideas incluyen reunirse con vecinos para ver si invertirán en un jardín solar comunitario, alentar a la ciudad a construir carriles para bicicletas, o reunirse con legisladores para compartir opiniones sobre el cambio climático, sugirió. El informe también enumera oportunidades de voluntariado.

Se puede llevar a los niños a protestas sobre el cambio climático para que vean que son parte de algo más grande. «Muéstrales que están teniendo una participación significativa en algo que importa», agregó Manning.

«La salud mental sigue siendo un problema enorme para los adolescentes y jóvenes adultos, y este nuevo informe es un buen recordatorio de que el cambio climático es un tema candente para los jóvenes», dijo la Dra. Anisha Abraham. Es pediatra, especialista en medicina adolescente y jefa de la División de Medicina para Adolescentes y Jóvenes Adultos en el Children’s National en Washington, D.C. No tuvo ningún papel en el informe.

Los médicos deben preguntar a los niños cómo se sienten acerca del cambio climático, especialmente después de un evento climático extremo. Abraham también sugirió limitar la exposición a las noticias y encontrar recursos adecuados para que niños más jóvenes expresen su ansiedad sobre el cambio climático.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *