Inclusión financiera en la Argentina: la importancia de la educación y los desafíos que aún quedan pendientes

Cada 2 de octubre se celebra el Día Internacional de la Educación Financiera, con una semana de actividades para reflexionar sobre lo hecho y todo lo que falta para ampliar el conocimiento sobre las finanzas.

Todos los años, la Semana Mundial de la Educación Financiera nos da la oportunidad de hacer un balance del camino recorrido y lo que aún nos queda por hacer en esta cuestión. El objetivo de la efeméride, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), es impulsar a que las personas mejoren su comprensión de los productos, conceptos y riesgos financieros, para tomar decisiones de forma consciente y con información. Pero, ¿cuánto hemos avanzado realmente en este sentido?

Tal como indica el Banco Central de la República Argentina (BCRA), la educación financiera “contribuye a la adopción de comportamientos financieros saludables, basados en la planificación financiera personal y familiar”, para que las personas conozcan, comparen y seleccionen los productos y servicios bancarios que mejor se adapten a sus necesidades.

De esta manera, el factor educación se convierte en algo clave para alcanzar una verdadera inclusión financiera en el país. “Verdadera”, ya que, a pesar de que los últimos datos del BCRA demuestren que la cobertura de cuentas bancarias y/o de pago alcanzó al 99,3% de la población adulta (dando la sensación de haber llegado a la meta deseada), este porcentaje solo representa una parte del todo.

Más bancarización es diferente a mejor bancarización

Que haya una alta penetración de cuentas bancarias y de nuevos medios de pago digitales es una excelente noticia y algo en lo que la Argentina se destaca en comparación con otros países de la región. Pero sin educación financiera, la inclusión en su máxima expresión queda pendiente porque una mayor bancarización no se traduce inmediatamente en una mejor bancarización. Esta diferencia, aunque sutil, es clave y demuestra que no alcanza con que la gente posea una cuenta bancaria, también debe poder conocer qué instrumentos se vinculan con ella, cómo usarlos y qué riesgos y oportunidades presentan.

Pretender incluir a una persona financieramente sin ayudarla a entender conceptos básicos sobre finanzas resulta complejo, sino imposible, y los datos en términos de educación financiera nos muestran que aún estamos lejos de la meta. Para empezar, la última encuesta en la que participó el BCRA fue en el 2017 y demostró que la Argentina se encuentra muy por debajo de otros países en niveles de conocimiento y actitud financiera, ubicándose en el puesto 37 de las 39 economías relevadas.

Si bien la educación financiera puede involucrar muchos factores (como su incorporación en la currícula de las escuelas) son fundamentalmente las entidades financieras las que tienen que acercarse más a las personas.

Es sobre este punto, entonces, que las instituciones del sector deben trabajar constantemente, brindando información y utilizando un lenguaje simple y fácil de entender por los usuarios, así como ofreciendo una experiencia amigable y sin fricciones en los canales bancarios, como las billeteras digitales o aplicaciones móviles y web. Asimismo, muchos bancos están implementando nuevas herramientas como la gamificación, para que los clientes conozcan más sobre sus productos y servicios de una forma lúdica, algo que atrae sobre todo a los jóvenes.

El crédito también es inclusión financiera

Pero este no es el único déficit para avanzar con la inclusión, sino que también hay que garantizar otros aspectos tales como el acceso al crédito en condiciones razonables. Aquí la realidad nos vuelve a demostrar que estamos lejos de aquella verdadera inclusión anhelada, ya que en la Argentina este ítem se ubica en niveles muy bajos, tanto por cuestiones macroeconómicas como por las elevadas tasas de interés. En este sentido, el BCRA indica que a diciembre de 2022 solo el 54,5% de la población adulta tenía financiamiento del sistema financiero ampliado.

Cuando una persona, tanto física como jurídica, accede a un crédito tiene en sus manos una herramienta valiosa para tener un mejor futuro económico, que a fin de cuentas impacta en la calidad de vida. Darle a todos las mismas posibilidades de incluirse en el sistema financiero, permite achicar progresivamente un sistema informal que no beneficia a nadie.

La tecnología es fundamental en este proceso porque democratiza el uso de los servicios financieros: por un lado, les permite a las personas que no estaban bancarizadas acceder al sistema y comenzar a tener un historial financiero, y por el otro permite que los bancos conozcan mejor a sus nuevos clientes para en un futuro poder ofrecerles créditos. Un caso exitoso es el de Banco Nación, entidad que en el 2022 otorgó más de $140.000 millones en préstamos personales, de los cuales un 77% fueron tramitados a través de la aplicación móvil BNA+, posicionando al banco público a la cabeza del otorgamiento de créditos en el país.

Cuando hablamos de inclusión financiera, entonces, todas las partes deben ser tenidas en cuenta. En la Semana Mundial de la Educación Financiera es necesario que las empresas del sector tomemos conciencia del importante rol que cumple la educación para empoderar a las personas desde el punto de vista financiero, lo que a su vez mejora su calidad de vida. Al mismo tiempo, las compañías tecnológicas y bancarias debemos redoblar nuestro compromiso para que haya avances concretos no solo en este tema, sino también en otros que derivarán en una verdadera inclusión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *