Moscú busca detener al presidente de la Corte Penal Internacional

La determinación es señalada como inaudita dentro del derecho internacional y es considerada como una represalia por el pedido de detención vigente en contra del presidente Putin

El Kremlin incluyó, a inicios de esta semana, al presidente de la Corte Penal Internacional (CPI), el polaco Piotr Hofmanski, en su lista de personas más buscadas, sin precisar el motivo exacto. «Buscado en el marco de una investigación penal», indicó el Ministerio del Interior de Moscú en su base de datos de sospechosos con pedido de captura, según agencias estatales de noticias rusas.

Otros apuntados
También fueron declarados en instancia de busca y captura la vicepresidenta del organismo, Luz del Carmen Ibáñez, y el juez principal de la CPI, Bertram Schmitt.

En mayo pasado, Moscú ya se había pronunciado, a través de un pedido de captura, en contra del fiscal del tribunal con sede en La Haya, Karim Ahmad Khan, quien justamente dictó la orden de arresto contra el presidente de la Federación Rusa, Vladímir Putin.

La CPI emitió el pasado 17 de marzo una orden de arresto contra Putin como «presunto responsable» de la deportación ilegal de niños y su traslado de zonas ocupadas en Ucrania hacia Rusia, lo que está considerado como un crimen de guerra.

El Kremlin insiste en que no reconoce la jurisdicción del tribunal y considera «nula jurídicamente» la orden de arresto contra el mandatario ruso.

Los argumentos de Rusia
El Comité de Instrucción de Rusia tiene como estandarte un caso penal contra el fiscal y los jueces de la CPI, al señalar que la persecución penal en contra del presidente ruso «tiene un deliberado carácter ilegal, ya que no hay motivos para imputar una responsabilidad criminal».

En este contexto, el canciller de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, exigió el fin de semana, en Nueva York, al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, a aportar pruebas fehacientes sobre la acusación de que Moscú secuestró niños ucranianos.

A pesar de que Rusia no forma parte de la Corte, la orden obstaculiza los movimientos de Putin fuera de su país, quien aún no viajó al exterior este año e incluso canceló en agosto pasado su participación en la cumbre del grupo BRICS, en Sudáfrica.

De acuerdo a funcionarios del Kremlin, el líder ruso viajará en octubre a China, país que no firmó el Estatuto de Roma, tratado fundacional de la CPI, por lo tanto, no se encuentra obligado a poner en situación de custodia al mandatario moscovita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *