El raigrás, una amenaza cada vez más grande: crece en superficie y en resistencias

Según datos de Aapresid, la cantidad de resistencias que está generando el raigrás hace que ya se están agotando las opciones de control químico.

De acuerdo a un relevamiento de la Red de Manejo de Plagas de Aapresid (REM), en la última década el raigrás (Lolium spp) sigue ganado terreno y consolidándose como una de las mayores amenazas en materia de malezas.

“La maleza avanza a paso firme hacia el norte del país y se complejizan las resistencias, lo que deja a los productores con menos herramientas para su control”, advirtieron desde la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid).

EL RAIGRÁS RESISTENTE

Los biotipos resistentes a glifosato avanzan hacia Buenos Aires, Entre Ríos y el centro-sur de Santa Fe, con una superficie afectada de más de 6,2 millones de hectáreas, lo que representa un crecimiento del 15% con respecto a 2013.

En paralelo, la resistencia a graminicidas y ALS se concentra mayoritariamente en el sur de Buenos Aires y en el centro de Entre Ríos.

A nivel mundial, desde la red explicaron que se trata del género de malezas con mayor número de casos de resistencia a herbicidas de diferentes modos de acción.

Se detectó resistencia a haloxifop en Roldán, al sur de la provincia de Santa Fe. El estudio llevado a cabo por Investigadores de la FCA-UNR y, la FCA-UNER confirmó a nivel experimental esta resistencia, la cual podría deberse a la mutación puntual encontrada, que fue la Ile-2041-Asn.

En tanto, los mismos investigadores detectaron fallas de control a campo de tres familias de graminicidas -FOP’s (haloxifop) + DIM’s (cletodim) + DEN’s (pinoxaden)-, como así también al glifosato, en un biotipo del departamento Gualeguaychú, Entre Ríos.

Por último, en el departamento San Salvador también se identificó un biotipo resistente a las tres familias de graminicidas.

Investigadores de Organización Agroproductiva, y la Chacra Experimental Integrada Barrow mediante un trabajo conjunto confirmaron que esta es debida a la mutación Asp-2078-Gly en el gen codificante de la ACCasa, ya reportada para el sudeste de buenos Aires, pero por primera vez en Entre Ríos.

¿QUE DICEN LOS EXPERTOS?

Según el docente universitario Esteban Muñiz Padilla, estos nuevos hallazgos de resistencias siguen un patrón similar a malezas como el sorgo de Alepo.

“La reiteración de las mismas prácticas es muy grave para los sistemas, genera una presión de selección tal que hace que la frecuencia de biotipos resistentes crezca hasta llegar a un punto donde ya se agotan herramientas de manejo”, remarcó.

Por su parte, Marcelo Metzler y Anabella Gallardo, socios de Organización Agroproductiva, remarcaron la importancia de determinar la mutación específica para detectar con rapidez biotipos resistentes y desarrollar estrategias de manejo para controlarlos.

Ante este escenario, los profesionales que integran la REM subrayaron la relevancia de prácticas como el uso de herbicidas alternativos -incluyendo residuales selectivos para cultivos invernales– uso de cultivos de servicios, manchoneo temprano y rotaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *