La Justicia electoral de Brasil inhabilitó hasta 2030 a Jair Bolsonaro para participar de elecciones.

Fue condenado por abuso de poder al diseminar sospechas infundadas sobre el sistema de comicios brasileño ante embajadores de países extranjeros.

La justicia electoral de Brasil inhabilitó este viernes al expresidente Jair Bolsonaro a presentarse a cargos públicos hasta 2030, al condenarlo por abuso de poder en la campaña electoral de 2022 y diseminar sospechas infundadas sobre el sistema electoral brasileño ante embajadores de países extranjeros.

La decisión fue tomada por el Tribunal Superior Electoral (TSE), que logró la mayoría de cuatro votos sobre siete con el sufragio de la jueza Carmen Lúcia Antunes.

«Se hizo uso indebido de los medios oficiales, de la estructura del Estado, en forma grave para realizar ante embajadores extranjeros un discurso que alcanzó a muchas personas en contra del sistema electoral, intentando descalificar el sistema electoral y de urnas electrónicas. La gravedad fue más allá de ese acto, llegó a muchas personas», subrayó Antunes durante la lectura de su voto.

La jueza aludió así al voto del juez Benedito Gonçalves, relator del proceso, quien pidió condenar a Bolsonaro por una reunión que convocó con medio centenar de embajadores extranjeros en la residencia oficial de la Presidencia, el 18 de julio de 2022, para descalificar al sistema electoral y acusar a la Justicia de maniobrar en favor del hoy mandatario Lula da Silva.

Ese encuentro, calificado de «aberrante» por Gonçalves y en el que el entonces mandatario vertió sospechas infundadas sobre las urnas electrónicas que Brasil usa sin denuncias de fraude desde 1996, fue transmitido por la televisión pública y las redes sociales del capitán de la reserva del Ejército.

El magistrado Benedito Gonçalves dio por comprobado este martes que Bolsonaro usó su entonces posición de jefe de Estado «para degradar el ambiente electoral», «incitar un estado de paranoia colectiva» y fabricar «teorías de la conspiración» con «informaciones falsas» y «mentiras atroces».

«No es posible cerrar los ojos ante los efectos antidemocráticos de los discursos violentos y las mentiras que ponen en jaque la credibilidad de la Justicia electoral», había afirmado el juez instructor en la lectura resumida de su voto, de 382 páginas.

Bolsonaro afirmó que la decisión de este viernes del Tribunal Superior Electoral (TSE) de dejarlo inelegible hasta 2030 por abuso del poder y uso indebido de los medios públicos de comunicación en las elecciones de 2022 fue una «puñalada en la espalda».

Deja un comentario