Por la última crisis cambiaria, 9 de cada 10 fábricas tuvieron problemas para conseguir insumos.

Según una encuesta de la UIA, empeoraron los plazos de aprobación de pago de importaciones para más de la mitad de las empresas del sector. Estiman que la actividad en abril cayó por el impacto de la suba del dólar.

La última crisis cambiaria de mediados de abril empieza ya a mostrar en los números de la macroeconomía un primer impacto en sus niveles de actividad y podría haber tenido una marcada caída ese mes en comparación con marzo, mientras las industrias aseguran que esa suba abrupta de los dólares financieros afectó a 9 de cada 10 empresas del sector a la hora de conseguir insumos.

“Durante los últimos meses las tensiones macroeconómicas comenzaron a tomar un rol más protagónico en la coyuntura económica de las empresas. Las restricciones a las importaciones y las tensiones en el mercado de cambios de fines de abril, tienen impacto en la operatoria diaria de las empresas, con suba de costos y cada vez más presión en la cadena de suministros”, asegura el informe enviado por la entidad industrial que conduce Daniel Funes de Rioja.

En ese sentido, la encuesta a ejecutivos fabriles aseguró que 9 de cada 10 empresas “indicaron que se vieron afectadas por las tensiones cambiarias registradas en las cotizaciones paralelas durante la última semana de abril”.

En detalle, el sondeo a empresas arrojó como conclusión que el 86% de los encuestados aseguró haber sufrido “subas en los precios de lista de sus proveedores”. Por su parte, el 74% también aseveró haber tenido “falta de precios de algunos insumos” y una porción menor (62%) dijo que directamente experimentaron “suspensiones en la distribución de algunos insumos por parte de sus proveedores”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *